Recomendaciones para obtener un mayor rendimiento y seguridad en sus neumáticos

Recomendaciones para obtener un mayor rendimiento y seguridad en sus neumáticos

El rendimiento del neumático y la seguridad están determinados en gran parte por una presión adecuada. Por tal motivo se muestran a continuación los efectos del exceso o la falta de presión.

¿Por qué los neumáticos pierden presión?

Los neumáticos pueden perder una libra por pulgada cuadrada (psi) de presión al mes bajo condiciones normales y por cada 10 grados F (6°C) que descienda la temperatura.

Falta de presión: Un neumático con falta de presión mantiene en contacto con el pavimento los extremos de la banda de rodamiento, originando menor capacidad de carga que la especificada, desgaste prematuro en las paredes del mismo y generación de temperatura en el cuerpo de telas, debido a una flexión excesiva, lo que ocasiona separaciones y fallas.

Una mirada no basta. Uno de estos neumáticos tiene 10 psi menos que lo recomendado. Sus ojos lo pueden engañar; sólo debe confiar en la medición del manómetro de presión.

El cuadro inferior muestra cómo la baja presión crea una sobrecarga sobre los neumáticos. Revise siempre la presión para verificar que esté de acuerdo con los estándares, especialmente si lleva carga en exceso.

La baja presión genera calor.
Las altas temperaturas dañan los neumáticos y aumentan cuando la presión es baja.

Cómo disminuir el consumo de combustible.
Un neumático inflado por debajo de su presión normal aumenta la resistencia al rodaje y por consiguiente obliga al motor a trabajar más. La Asociación Americana de Automóviles realizó estudios que determinaron que tres libras menos de presión aumentan el consumo en un 10%.

Exceso de presión: Un neumático con exceso de presión mantiene únicamente el centro del rodado en contacto con el pavimento. Ello origina una menor estabilidad.

Las paredes del neumático no flexionan de un modo normal, y el neumático no absorbe elásticamente las irregularidades del terreno, con efectos negativos sobre el confort y la seguridad.

Presión recomendada: Permite que todo el rodado entre en contacto con el pavimento, obteniéndose mayor rendimiento, confort y seguridad.

Busque la calcomanía colocada en el parante de la puerta de su vehículo donde está especificada la presión recomendada por el fabricante o consulte el manual del fabricante del vehículo. Ejemplo:

Aspectos a considerar en relación a la presión:

– Controlar la presión de inflado al menos 1 vez al mes.
– Mantener los neumáticos a la presión recomendada (ver tabla de presiones).
– Determinar y corregir rápidamente las causas de toda disminución anormal en la presión de inflado.
– Revisar la presión de inflado únicamente cuando los neumáticos estén fríos.
– Revisar periódicamente las tapas de válvulas para determinar el estado de los mismos, y proteger las válvulas de los efectos ambientales.
– Adquirir válvulas nuevas al comprar neumáticos nuevos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s